Hablemos del espacio público, por favor.

IMG_0516

Alejémonos un minuto de todos los conceptos de moda en la planificación de ciudades: ciudades inteligentes, innovación, sensores y Wi-Fi ; y regresemos a lo que verdaderamente hace una ciudad: el territorio y su gente. Muchas ciudades se han olvidado de la definición e importancia del espacio público. Hemos perdido la noción del espacio público y esto se refleja en la falta de democracia urbana en la capital. Cuando se piensa en ciudades, tendemos a pensar en los edificios, calles y tráfico, pero sin personas no habrían ciudades. Por lo que, más importante que todos los edificios e infraestructura vehicular, son los espacios públicos.

El espacio público es todo lo que no es privado: calles, veredas, parques, plazas. Las tendencias mundiales evidencian que hoy en día los cambios más importantes en las ciudades están pasando en estos espacios compartidos.

Pero, ¿por qué es indispensable la creación de espacios públicos agradables y funcionales para la planificación de una gran ciudad? Ellos son los que hacen que la ciudad cobre vida y se convierten en el centro de la planificación de una ciudad segura, sostenible y atractiva. Jan Gelh, urbanista danés, señala la cruda realidad de los planificadores de ciudades, estos están más ocupados con los planes y formas que con las necesidades reales de las personas. Por lo que hay que pensar, ¿qué hace a un espacio público exitoso? Como decimos una y otra vez, no se trata de inventarse el agua tibia, se trata de recolectar buenas prácticas alrededor del mundo que se mantienen desde el comienzo de la civilización por alguna razón. Se trata de retomar el espacio público que se ha cedido injustamente a los automóviles o que son únicamente zócalos para las creaciones de desarrolladores o arquitectos. Pasar de lugares desolados que asociamos con la arquitectura moderna en donde no se donde sentarme o que hacer pero se ve ordenado, a lugares amigables, funcionales y más que nada lleno de personas.

IMG_0509

Es importante generar condiciones en donde la gente se sienta cómoda, no importa cuantas personas se encuentran en el espacio público, sino cuantas personas permanecen en este. Al lograr que más personas utilicen el espacio que les corresponde creamos un sentimiento de apropiación y responsabilidad, convirtiendo la ciudad más segura, limpia, inclusiva y democrática. Los ciudadanos se convierten en el principal actor del espacio público y por ende sus guardianes.

Al mejorar el espacio público comienza un efecto dominó de mejoras en el resto de aspectos de la ciudad. Por ejemplo, al reenfocar los recursos necesarios para crear una ciudad caminable se reduce el tráfico y la contaminación; al pensar en las plazas como puntos de encuentro para el intercambio de ideas se integra al ciudadano y se crea ciudadanía, y al mejorar la calidad de caminabilidad y el espacio público damos más oportunidades de crecimiento al pequeño empresario.

Pero y entonces ¿cómo lo logramos? “Nada en el mundo es más simple y más barato que hacer que las ciudades sirvan mejor para las personas”, Gehl nos apunta en la dirección correcta. La mayoría de lo que hace un espacio público exitoso no requiere una infraestructura costosa, se trata de escuchar y entender las necesidades del ciudadano, a veces este solo necesita un lugar donde sentarse. El truco, dejar de pensar en la ciudad como un planificador y pensar como ciudadano: ¿quisieras sentarte ahí? ¿Te gustaría pasar tiempo con tus hijos ahí? ¿Te sientes seguro caminando por ahí? ¿Hay mucha gente utilizando ese espacio?

No es fácil, siempre hay intereses que lucharán contra el espacio público (¡Mira cuantos parqueos podemos poner en vez de este parque!), pero es necesario. Se necesita una visión a largo plazo con un enfoque en el bien común que no de por sentado la importancia del espacio público. Reclamemos los espacios públicos, rediseñémoslos para las personas que los utilizan, devolvámosles el poder que ameritan. Estos espacios tienen el poder de cambiar como se vive, una ciudad exitosa es como una buena fiesta: la gente se queda porque está pasando bien.

MEJ

10 ideas para una ciudad amigable

QUITO CIUDAD AMIGA

Me preguntaba el otro día, ¿que haría yo, para hacer de Quito una ciudad más amigable para las personas?  Aquí les dejo 10 estrategias para volver a Quito una ciudad, segura, caminable, saludable, resiliente, conectada, incluyente, democrática y sostenible. Seguramente estas no son las únicas, pero creo que podrían empezar a cambiar la ciudad.

  1. Cero muertes en las vías.
    1. Incrementar la seguridad vial, a través del diseño de las calles.
    2. Pacificación de las vías, reducir ancho carriles, incluir reductores de velocidad.
    3. Intersecciones claras.
    4. Limite de velocidad zona urbana 30 km/h.
    5. Implementar la señalización PARE en las 4 esquinas, método 1 – 1.
    6. Educación y respeto. (Esta se aplica a algunas)
  2. Hacer infraestructura y política vial para facilitar el uso del transporte público y de las redes peatonales.
    1. No se hace grandes obras en la vialidad si estas no van a mejorar directamente el transporte público y la caminabilidad del sector.
  3. Políticas de Control de Estacionamientos
    1. Eliminar los estacionamientos de los retiros frontales de los edificios (Reducir el retiro frontal en la misma proporción del volado permitido).
    2. Eliminar los mínimos de estacionamientos requeridos por máximos en las ordenanzas de arquitectura y urbanismo.
    3. Prohibir lotes de estacionamientos en zona urbana sin una fachada activa hacia la calle.
    4. Incrementar las tarifas del costo del estacionamiento.
  4. Infraestructura ciclística clara y fácil de usar.
    1. Crear ciclo vías que inviten a nuevos usuarios, que sean seguras.
    2. Un mismo modelo para toda la ciudad, las ciclo vías sobre la calzada.
    3. Ciclo vías segregadas solo en vías principales.
    4. Repotenciar bicicleta pública.
    5. Crear estacionamientos de bicicleta y la infraestructura complementaria.
  5. Transporte público de calidad, interconectado, multimodal.
    1. Una parada de la red de transporte público a un máximo de 500 metros de una localidad urbana.
  6. Hacer del espacio público atractivo para su uso.
    1. Mejorar aceras, acceso universal.
    2. Generar espacios de permanencia dentro de las aceras.
    3. Implementar estrategias de diseño como el “Placemaking” en los espacios públicos.
  7. Implementar proyectos a través de “Urbanismo Táctico”
    1. Bajo costo, rápido de implementar, resultados inmediatos.
    2. De ser exitoso se hace el diseño definitivo y su implementación con mayores recursos.
    3. Genera un proceso didáctico de educación.
    4. Hacer los proyectos de espacio público en base a la escala humana.
  8. Arborización Urbana.
    1. Crear la infraestructura necesaria en el espacio público y aceras para asegurar el crecimiento de las especies.
    2. Crear humedales para mantener un equilibrio ecológico .
    3. Huertos Urbanos en jardines, terrazas y parques.
  9. Priorización de desarrollo de centralidades urbanas
    1. Incentivar el desarrollo de proyectos inmobiliarios en ciertas zonas.
    2. Diversidad de Usos.
    3. Diversidad de clase sociales. Inclusión de vivienda social en la ciudad.
  10. Densificar zona urbana.
    1. Generar incentivos en zona urbana para densificar la ciudad.
    2. Restringir crecimiento urbano en parroquias rurales.

@juandiego_dt

Sostenibilidad en forma de una oda a Jan Gehl

IMG_0415

“Sostenibilidad” y “tecnologías y energías verdes” son palabras que se oyen frecuentemente durante conversaciones de planificación de ciudades y sin duda son extremadamente importantes. Pero, olvidémonos de todo lo “verde” por un minuto, y reflexionemos sobre otros aspectos que crean ciudades sostenibles.

Jan Gehl, es un urbanista danés del que los Mecánicos Urbanos somos fans número uno (por si no se han dado cuenta antes). Sus principios de diseño urbano se centran en los ciudadanos y en crear espacios que invitan a ser caminados y usados, convirtiendo a la ciudad humana y amigable. Por ende, un componente central de la sostenibilidad es construir para el largo plazo. Ciudades verdaderamente sostenibles sostienen, valga la redundancia, las necesidades de muchas generaciones a venir. Son memorables, maleables, construidas con materiales de calidad y bien mantenidas. Si se lo hace bien, Gehl insiste en que “no hay nada en el mundo más asequible en el largo plazo que construir ciudades que sirvan mejor las necesidades de la gente.”

Necesitamos acoger los principios de ciudades compactas y caminables creadas para los ciudadanos. Brindando condiciones que conviertan a Quito en una ciudad que invita a caminar, moverse en bicicleta, reunirse en plazas, hace que la ciudad en si se vuelva sostenible. Al combinar un entorno de estas cualidades con un buen sistema de transporte público encontramos una solución para una ciudad más sostenible. Si en vez de enfocar tantos recursos en grandes infraestructuras para el auto, proveemos mejor infraestructura para la caminabilidad o “walkability” de la ciudad en forma de edificios de usos mixtos, mejores veredas y espacios públicos lograremos una ciudad compacta que a su vez se vuelve en la forma mas económica de lograr la sostenibilidad. Esta idea de la ciudad compacta se enfoca en la escala humana, en reducir las distancias para acceder a servicios y efectivizar los recursos.

Aquí esta el master en acción.

ALL HAIL JAN GEHL!

IMG_0411

MEJ

Si parece Mecánico Urbano, camina como Mecánico Urbano y habla como Mecánico Urbano, probablemente es un Mecánico Urbano: Simplificación de términos técnicos.

La jerga urbanista puede llegar a ser particularmente irritante si es que uno no es de ese círculo, no frecuenta ese círculo, o no es bilingüe o trilingüe. Lo cual es una pena por que en realidad, la mayoría de las veces, dichos urbanistas pueden decir algo interesante que hace sentido para mejorar la ciudad, pero te perdieron al lanzar un término técnico.

¡No más! Mecánicos Urbanos al rescate. Sabemos que la manera más efectiva de construir una ciudad es a través de sus ciudadanos. Por lo que es enteramente contraproducente si es que los tomadores de decisiones, planificadores y ciudadanos no hablan el mismo idioma. He aquí dos términos que oirás constantemente y que representan la visión de planificación urbana de la oficina de Mecánica Urbana.

PLACEMAKING

Término en inglés que se refiere a la metodología de planificación idónea, que implica un urbanismo ágil, con capacidad de respuesta rápida, al ritmo de los cambios que la sociedad y la tecnología imponen. Las intervenciones surgen de necesidades comunitarias y los retos son definidos igualmente con la comunidad. Convirtiéndose en una forma multifacética de planear, diseñar y manejar el espacio público para el bien común.

URBANISMO TACTICO

El urbanismo táctico es una metodología que se utiliza para implementar proyectos en el espacio público.  Las intervenciones se realizan rápidamente, con muy bajo costo, generalmente con alto impacto y con la característica de que pueden ser retirados en caso de que, luego de una evaluación, su resultado no sea el esperado. Esto contribuye a una gestión muy ágil, que no requiere grandes inversiones de capital y que permite realizar todos los cambios y modificaciones necesarios sobre la marcha para ajustar los resultados a los objetivos y metas del proyecto. Depende inmensamente de la auto gestión por parte de los ciudadanos, lo cual incentiva un importante sentido de apropiación de la ciudad y responsabilidad de su mejoramiento.

CHARRETTE

Término ‘français’ referente a otra metodología de planificación basada en la participación ciudadana. Mediante una sesión de planificación intensa donde los ciudadanos, planificadores y líderes colaboran con una vision para el plan y desarrollo de la ciudad o un área específica de esta. Teniendo una ventaja al recolectar una variedad de ideas a través del dialogo entre los ciudadanos y los tomadores de decisiones. Así se crea un plan colaboratívo con el apoyo técnico de los expertos que refleja las verdaderas necesidades de los ciudadanos.

Es mediante la construcción metodológica de procesos de activación de economías locales, de mejoramiento de imagen urbana y de consolidación del ecosistema de innovación y emprendimiento que el equipo de Mecánica Urbana, junto a los ciudadanos, busca cambiar Quito. ¡ÚNETE!

MEJ