Quito: el ‘playground’ de los Mecánicos Urbanos

 

“En las faldas inmensas del monte” a 2,800 metros sobre el nivel del mar, nace la capital ecuatoriana. San Francisco de Quito, población: 2.239.191 habitantes en su distrito metropolitano, superficie:  352 km2 (urbana) y 4,183 km2 (metropolitana), y para el 2020 será la ciudad más poblada del país.

Pero Quito es mucho más que un patrimonio de la humanidad, es un patrimonio de vida, de cambio constante. Una ciudad que inspira y busca reinventarse en cada ciudadano. Y mientras esta busca posicionarse a nivel mundial, nos hacemos la pregunta:  ¿cómo?

La estrategia de innovación impulsada por la Oficina de Mecánica Urbana se enmarca en la lógica de que las grandes innovaciones y los cambios exponenciales en la manera en que se ofertan soluciones urbanas, son generadas de manera más eficiente por los ciudadanos cuando intercambian libremente ideas, conocimiento y creatividad en el espacio público. El rol del Estado es, por lo tanto, impulsar, motivar, y apoyar la detonación de procesos innovadores y equipar a los ciudadanos con las herramientas, tanto tecnológicas como de conocimiento, para que sean ellos quienes aprovechen los retos y las oportunidades de la economía creativa y de la revolución digital.

Es decir, crear una ciudad y una ciudadanía resilientes con el apoyo de una administración innovadora que cambia los paradigmas de cómo se percibe la ciudad y su inteligencia colectiva, más allá de infraestructura tecnológica o sensores. Al cambiar la manera en la que el municipio mira la ciudad, en la que los ciudadanos la utilizan y en la que la academia y las corporaciones se integran al desarrollo, los ciudadanos adquieren la capacidad de proponer y crear.

La innovación que se plantea es, por lo tanto, urbana, orientada a modificar formas de pensamiento lineales e introducir una lógica de pensamiento exponencial y basada en la creatividad.

MEJ