Hablemos del espacio público, por favor.

IMG_0516

Alejémonos un minuto de todos los conceptos de moda en la planificación de ciudades: ciudades inteligentes, innovación, sensores y Wi-Fi ; y regresemos a lo que verdaderamente hace una ciudad: el territorio y su gente. Muchas ciudades se han olvidado de la definición e importancia del espacio público. Hemos perdido la noción del espacio público y esto se refleja en la falta de democracia urbana en la capital. Cuando se piensa en ciudades, tendemos a pensar en los edificios, calles y tráfico, pero sin personas no habrían ciudades. Por lo que, más importante que todos los edificios e infraestructura vehicular, son los espacios públicos.

El espacio público es todo lo que no es privado: calles, veredas, parques, plazas. Las tendencias mundiales evidencian que hoy en día los cambios más importantes en las ciudades están pasando en estos espacios compartidos.

Pero, ¿por qué es indispensable la creación de espacios públicos agradables y funcionales para la planificación de una gran ciudad? Ellos son los que hacen que la ciudad cobre vida y se convierten en el centro de la planificación de una ciudad segura, sostenible y atractiva. Jan Gelh, urbanista danés, señala la cruda realidad de los planificadores de ciudades, estos están más ocupados con los planes y formas que con las necesidades reales de las personas. Por lo que hay que pensar, ¿qué hace a un espacio público exitoso? Como decimos una y otra vez, no se trata de inventarse el agua tibia, se trata de recolectar buenas prácticas alrededor del mundo que se mantienen desde el comienzo de la civilización por alguna razón. Se trata de retomar el espacio público que se ha cedido injustamente a los automóviles o que son únicamente zócalos para las creaciones de desarrolladores o arquitectos. Pasar de lugares desolados que asociamos con la arquitectura moderna en donde no se donde sentarme o que hacer pero se ve ordenado, a lugares amigables, funcionales y más que nada lleno de personas.

IMG_0509

Es importante generar condiciones en donde la gente se sienta cómoda, no importa cuantas personas se encuentran en el espacio público, sino cuantas personas permanecen en este. Al lograr que más personas utilicen el espacio que les corresponde creamos un sentimiento de apropiación y responsabilidad, convirtiendo la ciudad más segura, limpia, inclusiva y democrática. Los ciudadanos se convierten en el principal actor del espacio público y por ende sus guardianes.

Al mejorar el espacio público comienza un efecto dominó de mejoras en el resto de aspectos de la ciudad. Por ejemplo, al reenfocar los recursos necesarios para crear una ciudad caminable se reduce el tráfico y la contaminación; al pensar en las plazas como puntos de encuentro para el intercambio de ideas se integra al ciudadano y se crea ciudadanía, y al mejorar la calidad de caminabilidad y el espacio público damos más oportunidades de crecimiento al pequeño empresario.

Pero y entonces ¿cómo lo logramos? “Nada en el mundo es más simple y más barato que hacer que las ciudades sirvan mejor para las personas”, Gehl nos apunta en la dirección correcta. La mayoría de lo que hace un espacio público exitoso no requiere una infraestructura costosa, se trata de escuchar y entender las necesidades del ciudadano, a veces este solo necesita un lugar donde sentarse. El truco, dejar de pensar en la ciudad como un planificador y pensar como ciudadano: ¿quisieras sentarte ahí? ¿Te gustaría pasar tiempo con tus hijos ahí? ¿Te sientes seguro caminando por ahí? ¿Hay mucha gente utilizando ese espacio?

No es fácil, siempre hay intereses que lucharán contra el espacio público (¡Mira cuantos parqueos podemos poner en vez de este parque!), pero es necesario. Se necesita una visión a largo plazo con un enfoque en el bien común que no de por sentado la importancia del espacio público. Reclamemos los espacios públicos, rediseñémoslos para las personas que los utilizan, devolvámosles el poder que ameritan. Estos espacios tienen el poder de cambiar como se vive, una ciudad exitosa es como una buena fiesta: la gente se queda porque está pasando bien.

MEJ

Anuncios

6 comentarios en “Hablemos del espacio público, por favor.

  1. Nosotros ( mi hijo de ocho años, mi esposa y yo) vivimos en el Centro Histórico en donde nuestro mayor atractivo es caminar por las calles y plazas del centro. Con mi esposa caminamos los meses de su embarazo y los fantásticos años de la carriola del niño. En la plaza grande él aprendió a manejar la bicy y la patineta justamente cuando los visitantes (no moradores del centro histórico) se retiran a sus casas, por ahí, entre seis de la tarde y ocho de la noche. Ese espacio público es vital para nosotros y demandamos menos autos, bocinas y ruido. Caminemos el centro histórico; todos son bien venidos, vengan sin auto.
    Roberto.

    Me gusta

    1. Estimado Roberto,
      Estoy de acuerdo que debe haber menos autos en el Centro Histórico, en el cual hay espacios públicos exitosos de los cuales tu y tu familia han podido disfrutar. Se debe pensar en un transporte público adecuado y efectivo para que cree una mejor conectividad con el resto de la ciudad y se limite el uso del auto privado.

      Me gusta

  2. Como dices… la ciudad es de las personas, si regresas en el tiempo, hacia cuando en Quito existían apenas unos 100 carros, los peatones tenían el derecho de vía, y los carros pedían paso a los peatones. incluso las carrozas con caballos tenían acceso restringido a ciertas plazas.

    El centro histórico debe recuperar tu verdadero valor. Los grandes hoteles 5 estrellas deberán inventar servicios complementarios (sin costo) que les permita trasladar sus necesidades.

    Los servicios públicos deben ser los únicos con derecho a circular por el centro.

    El presidente y todos los funcionarios podrían usar vehículos, sin embargo deben respetar limites de velocidad y derecho de peatón.

    El centro debe volver a ser el tesoro que un día fue

    Me gusta

  3. “El espacio público es todo lo que no es privado” es una definición un poco miope, con grandes huecos conceptuales (e.g. toda la obra de E. Ostrom y mucho de Jane Jacobs), y ceguera histórica. Lo publico (sacando lo esencial del articulo) es el espacio de interacción voluntario. Lo privado es integral y normalmente compone los elementos constituyentes del espacio publico. Los cafes que parieron a la illustración fueron espacios públicos, provistos por mercaderes privados solo un ejemplo de miles. Hay que ser claros y distinguir entre provision y función para evitar falsas dicotomías, y ampliar el análisis (e.g. toda la obra de los Ostrom y la escuela de Bloomington). Las funciones publicas (veredas, calles, etc..) pueden ser aprovisionadas por intereses voluntarios (privados), que por su naturaleza de beneficio mutuo tienden a ser sustentables (se mantienen en el tiempo). Las funciones publicas también pueden ser aprovisionadas mediante la la amenaza de la violencia (provision gubernamental), que por su naturaleza coercitiva pero más aun por que no responden a la misma lógica de la interacción voluntaria tienden a ser menos sustentables. Ojalá el ampliar los conceptos a la literatura moderna (post ~1950) sobre bienes públicos aporte al análisis. 😉

    Me gusta

    1. Estimado Santiago,

      Cuando escribí el artículo y en particular esa definición, estaba pensando en términos un poco menos técnicos y más “light” para el propósito del análisis. Este iba más hacia la importancia de estos lugares compartidos (sean mantenidos a través de una alianza público privada, por los ciudadanos, solo por el gobierno local o nacional o de cualquier otra manera). Trataba de aportar una reflexión acerca del porque es más valioso hacer que estos sean agradables y seguros que tener lindos jardines atrás de un muro altísimo que “cuida” tu casa. Buscaba que se piense acerca de la ciudad en términos de funcionalidad más que solo estética. Me disculpo si te pareció que esto no se veía reflejado en el artículo.
      Gracias por el comentario! 🙂

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s